Un Relato polar para Falke

Por una sugerencia asistí con una amiga a un recital de poesía en el Celarg. Un encuentro de poetas que para mi asombro y casualidad, celebraba su quinto aniversario. Oficio Puro se llamaba el grupo, como el poema del Chino. Con un aforo que no llegaba a quince personas, cosa que me dio a entender el poco nivel de convocatoria, y a su vez la precaria situación del país y las dificultades que había para llegar al encuentro. Casi todos los miembros eran personas que pasaban los cincuenta: viejos, porque ahí lo que predominaba era eso. Hablaban de que querían incentivar a recuperar los espacios del Celarg para las nuevas generaciones de artistas.

La cosa es que fui por la iniciativa de otra amiga, con el fin de poder conocer a través de ese evento a un compañero de filosofía que está organizando un movimiento interdisciplinario, el cual por sus propuestas me vi inclinado a participar. Luego de conocernos por fin en persona, antes de que la sesión comenzara, nos comentó a mi amiga y a mi, el mismo asunto de que los viejos necesitaban de que los jóvenes asumieran la batuta de trabajar por el país. La idea es que como grupo interdisciplinario, se nos facilitaran los espacios para que pudiéramos realizar nuestras actividades: charlas, talleres, seminarios, discusiones…debates. Porque bien sabemos que hay mucha gente dispersa por ahí con ganas de trabajar, pero la cosa es dónde reunirnos.

Se dio inicio a la sesión extraordinaria. Nos presentamos. El filósofo planteó su propuesta y la necesidad de crear un grupo conformado por estudiantes de diferentes ramas del saber, con el interés común de generar un conocimiento nuevo con propuestas accesibles que motivaran a otras personas a acercarse a los espacios del Celarg. Cuando llegó mi turno manifesté la urgencia que hay de recuperar espacios y promover que personas de diferentes formas de pensamiento se llegaran, pues las coyunturas exigían un compromiso mayor por parte de los jóvenes, o al menos las personas que tuvieran la intención de formar parte de un cambio significativo.

Se veía que estas reuniones eran íntimas y herméticas, por la actitud confianzuda de los miembros y la calidez con que fuimos recibidos. Todo parecía tranquilo hasta que surgieron las palabras que en todo evento que asisto me da a entender que estoy sumergido en otro paraíso polar. Una participante, cuya profesión era maestra, luego de su agradecimiento y manifiesto de alegría por los años participando en Oficio Puro, en mitad de todo este entusiasmo tras una pausa, mencionó las palabras mágicas: “esto es posible sólo en revolución.” Algo por dentro me revolvía, pero decidí no darle vuelta a sus palabras, porque lo que importaba era el poesía. Yo me encontraba allí por ella.

Luego entre charlas de la constituyente vi que los que estaban reunidos allí apoyaban tal acción desmedida del gobierno, y luego una de las organizadoras mencionó que ella había vivido tiempos históricos y sacó a relucir el trillado 27 de febrero, “un día trágico donde vi que mataron a mucha gente…” Y entonces otra vez el malestar en el estómago, quise mencionar que cuál era la diferencia de lo que estaba pasando ahorita con lo que ocurrió en el Caracazo, porque parece que la fecha del 27 se volvió un fetiche discursivo que se ha usado tanto que resalta un cinismo ingrato y tenaz con el ahora. Y es que termina en una oda a la ceguera y el descaro que oculta aquello que acontece en el ahora, de jactarse y decir que unos hacen historia y otros no. Que hay luchas más importantes que otras. Que hay días donde unos son pueblo y otros no. Que la cuarta era terrible y tal…pero ni de vaina hablan de lo troglodita y asquerosa que es la quinta, ni de vaina hablan de la estrafalaria Corporación Militar que ha tiranizado (de una forma u otra) todas la rutinas de los habitantes del valle, y el resto del país. Y de nuevo esa amputación de la historia que transpiran los espacios polarizados. Obviamente no dije nada, porque lo que me importaba era la poesía. Podía de nuevo pasar estos comentarios por alto. Porque ya uno estaba acostumbrado a los lugares comunes, o cosa peor, asumir con vehemencia esa mala costumbre de calarse estos comentarios fuera de lugar. Pero pasó y listo. La poesía por encima de todas las cosas.

Tuve la oportunidad de presentar mis versos. Luego otros presentaron también sus creaciones e incluso una agrupación musical nos recordó en palabras de otra compañera que la espiritualidad también es política. Idea que me gustó bastante. Compartir versos con otros amantes es un privilegio sin importar tu inclinación política, pues el fin es la poiesis: la creación. He aquí el valor fundamental de la poesía. Luego de tantas reflexiones enriquecedoras y entre tanto compartir, la misma compañera que habló de la espiritualidad, en su éxtasis lanzó un random ¡Viva Chávez!, y como asumirá el lector, mi decepción fue tal que no pude ocultar mi indignación, y en silencio dejé que una rabia diminuta me quemara por dentro. Me pareció tan desubicado semejante consigna endémica de idolatría, que ya rayaba en lo absurdo y lo bochornoso, que para colmo fue respondida con un largo ¡Viva! que me hizo caer en cuenta que yo no pertenecía allí…pero la poesía era lo más importante, y quise rescatar las sabias palabras anteriores, espantando la niebla de aquel comentario final innecesario para un recital de poemas.

Mi amiga y yo nos vimos en silencio y nos dijimos de todo. No quise mirar al filósofo pero algo me decía que él también podía sentir aquella perturbación. Luego hubo un compartir en la terraza del piso seis donde nos encontrábamos, y en la celebración de una rifa me gané un libro que terminé dándoselo a mi acompañante. Los miembros de Oficio Puro sacaron frituras y pasapalos que repartieron entre todos. Una organizadora trajo una botella de guarapo que parecía cocuy con mango y le sirvió un shot en un vasito a cada uno.

En el brindis bohemio, se gritó al unísono:
¡Salud! (Salud… s-a-l-u-d)

¡Viva el oficio puro!
¡Viva!

Viva la poesía!
¡Viva!

¡VIVA CHÁVEZ! … (¿pero qué mierda?, pensé)
¡Viva!

Y miré a mi amiga y al compañero del grupo interdisciplinario, el filósofo, arrimado en la cornisa con vista al Wararia, que había rechazado el guarapo y no estaba brindando con nosotros. Una decepción tirana se había apoderado de mi.

Luego al concluir el compartir pidieron una foto grupal. La cual acepté por el mismo tema de la poesía… mentira, lo había hecho como parte de una cortesía protocolar, pues la poesía ya me valía verga. Entonces la fotógrafa cuadrando su plano, nos pidió que dijéramos Poesía…

¡Poesía! (Poesía…p-o-e-s-í-a)

Al tomar la foto seguida de otra…volvió a gritar:

Viva Chávez….y el grito rebotó en la sala.

Me quité de la foto y aceleré el paso con mi amiga para tomar el ascensor y bajar rápido de aquel sexto piso, no sin antes hacer una despedida a distancia, mientras las puertas del ascensor cerraban con lentitud. En la entrada del Celarg, dimos las gracias por todo y salimos con nuestro premio libro de consolación.

Acompañando a mi amiga a su casa, ya solos, hablamos del chavisteo que empapaba a todo el Celarg y todos los espacios “recuperados por la revolución”; la ciudad estaba polarizada de tal manera que los chavistas tenían sus espacios y la oposición tenía los suyos. Cada uno con su zona de confort y el respaldo de sus intelectuales, que con consentimiento o no, habían ya vendido sus palabras a la causa donde mejor se sentían cómodos. Y eso todo el mundo lo sabe.

No estábamos claros si al final esos viejos apoderados, después de cinco años no se habrán dado cuenta que su fanatismo, que parece estar por encima de la poesía misma, terminaba por espantar a todo aquel que pudiese pensar distinto, y ponía en evidencia el abandono de los espacios y el deterioro de las instituciones que supuestamente velaban por la promoción de la cultura. Por razones obvias, a nadie le interesaba acercarse a un recital donde al final de leer versos, se atribuyera toda la fuerza creativa y el amor que muchos tenemos por las palabras, a un carajo que aparentemente fue toda vaina en la vida, pero que nunca fue un poeta.

Alexander JM Urrieta Solano

18814703_10155319273047640_4090816002240135504_o

Anuncios

Publicado por

@ElPerezosito

Otro inconforme caraqueño que se rebusca en las redes sociales para destacarse sobre el resto de los animales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s