Carta N°4

Advertencia

Para la comprensión de estos textos es necesario que estés desnuda, frente al espejo. Que tu mirada se enfoque en los detalles más particulares de tu cuerpo, mientras tus ojos se distraen con las palabras escritas por el autor de estos versos. Para la comprensión de estos textos, es crucial, pero no obligatorio, adentrarse en la mente del autor, tomando en cuenta que sus palabras tienen contenidos variados, pero hablan siempre de lo mismo. Para la comprensión de estos textos se necesita una exacerbada imaginación, que las oraciones pasen por tu boca con un ligero tono de calentura y seducción, tomando en consideración que el autor desea darte el más rico de los placeres verbales, textuales, y sexuales.

La brevedad del 6

I

Exordio del ebrio

Son casi las cinco, y mi cuerpo ya no puede lidiar con mi alma. Estoy destruido, y sólo me falta cerrar los ojos para entregarme a los brazos de Morfeo, en el mar de los etílicos, los confines del infierno, casi llegando a la quilla, donde no te pega el sol.

Las palabras fluyen
Estoy risueño
Así que vamos al grano
Al punto
Al meollo del asunto

Mi lista de prioridades
Lo que esta noche quiero
Mis deseos

Usted
Y solamente usted

Una cama

Para
Mi ansiedad
Mi cuerpo
Mi libido
Mi locura
Mi temor

II

Atrevido

 Tengo ganas de ti
Tengo deseos de ti

Quiero contarte mis secreto
Muy de cerca y al oído

En un lugar tranquilo

Solos

Con las manos entrelazadas
Atrapado en tus brazos
Dopado
Arrebatado
Extasiado
Y por allá bien lejos
Enamorado

III

Apuntes de la lengua

Tres besos
Como la otra vez
Uno para la frente
Uno para el lunar
Uno para los labios

Tres veces
El mismo acto vandálico
Un atentado de dicha
Un golpe de suerte
Un beso descomunal

IV

Aquí va tu nombre

Detallando la galaxia escondida
en tu nombre
En tu lunar
En tus pecas
En tus ojos
En tus labios
En tus senos
En tu ombligo
En tus caderas
En tus piernas
En el inicio
En lo desconocido
De tu sexo
He perdido la noción del tiempo

V

Repetido

Aunque no lleguemos a nada, seremos poesía de vez en cuando

Valga la redundancia

Decirte que me gustas

Iluso, espero. Recuerdo las palabras pronunciadas por el corazón

Mi coraza contigo,

ya no tiene sentido

Me vuelvo loco
Te tengo tan cerca
Y me aterra que no vengas

Aunque no lleguemos a nada, seremos poesía de vez en cuando

Decirte que me gustas

valga la redundancia.

VI

Triángulo del caos que somos

  Somostandistintos
omostandistinto
mostandistint
ostandistin
standisti
tandist
andis
ndi

Te digo cuatro hojas
Porque eres la suerte

Te deseo en mi brazos
Desde ese pasado a media hora

Tuyo, y sólo tuyo
Tu pereza
Que quiere tenerte en la punta del árbol más lejano.

Alexander Urrieta

Por todas mis

Ficciones

Realidades

e

 

Anuncios

Publicado por

@ElPerezosito

Otro inconforme caraqueño que se rebusca en las redes sociales para destacarse sobre el resto de los animales.

Un comentario sobre “Carta N°4”

  1. “Aunque no lleguemos a nada, seremos poesía de vez en cuando”

    Somos poesía

    en lo imposible
    en lo posible
    en el antes
    en el después
    ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s