Variaciones de Andrómeda

Pase lo que pase conservaré mis ideas intactas todavía

I

Hay un momento, antes de quedarte dormido, que se tiene algo que decir. A veces las palabras salen por mero instinto y no saben a dónde quieren ir, tratando de revelar algún secreto bien guardado en el caparazón de uno. Por no tener nada que perder, como último recurso, decido apoyarme en ti. Quizá haga esto porque no tengo donde plasmar las palabras. Quizá lo haga porque tengo malicia de sobra en mi cuerpo, o porque de verdad tengo intenciones de buscar lo que no se me ha perdido. Jugando con fuego, metiéndome en donde nada me es permitido. Escribiéndole a usted: compañía solitaria anónima a tiempo completo.  A veces me pregunto cómo será verla de frente; cómo lucir y presentarme; cómo afrontaría una inminente contienda, de esas donde las fuerzas de la lengua no son suficientes ante tanta exorbitante belleza brotando por todos lados; cómo no cuestionaría mi destino librano; cómo no verme tentado a querer conocerlo todo. Conocer ese supuesto cien por ciento que tienes para dar. Pero todo (en repaso de pensamiento) cambia, y al rato me callo, y me reservo el comentario porque usted para mí: “sos un asunto (importado) prohibido” incluso para mi boca. Pero, acaso importa. En el fondo igual lo sé. En el fondo tú lo sabes también. En tus adentros apruebas sin tapujo a este extraño, porque disfrutas que desde un lugar tan desolado te piense y te escriba… sin razón alguna.

II

El tiempo juega con nosotros. Aparentemente, nuestra conversación está a veinte minutos más al futuro, según el reloj del teléfono, que está a veinte minutos del pasado, espacio distante donde te escribo. A diferencia de mi reloj de pared, que está una hora adelantado de mi reloj de escritorio, que supuestamente marca la hora exacta dictada por el reloj de mi sala. Ahora que lo pienso, no sé si estos asuntos de jugar con el tiempo influyen en mi trato con las personas, por no decir Contigo. No sé si hablarte desde el pasado altera de alguna forma tu futuro. No estoy seguro si estoy viviendo un presente parecido al tuyo. Quizá por andar en cuentas distintas cada uno esté más Adelantado en su retraso o más Retrasado en su adelanto. Tal vez la única certeza que tenemos será que siempre vamos a intentar evadir al tiempo, que tendrá siempre un buen pretexto para comernos. No sabemos si esto que escribo está adelantado a nuestro actual contexto, o fue una declaración ya planteada y retomada desde un pasado, que en más una ocasión se reservó salir del pensamiento. Sea lo sea, no puedo darme el lujo de no decirlo, de darlo por sentado y después tenerlo olvidado (callado); tal vez sea cierto pero, por minutos de diferencia no creo que exista inconveniente. Por eso mejor tarde que nunca, aunque en ciertos casos también sería mejor cuanto antes que nunca.

Alexander Urrieta

0202

Anuncios

Publicado por

@ElPerezosito

Otro inconforme caraqueño que se rebusca en las redes sociales para destacarse sobre el resto de los animales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s