Inventario del veintitrés

“Vuelvo al Sur,

como se vuelve siempre al amor,

vuelvo a vos,

con mi deseo, con mi temor”.

Te quiero porque me llenas de tanto. Te quiero por un no sé qué escondido en la destreza de tus labios. Te quiero porque te pienso en sonrisa sostenida. Te quiero porque eres constelación de alegría y fantasía. Te quiero en un silencio que hace ruido. Te quiero por ese asunto llamado Nosotros. Te quiero por tus curvas que me vuelven loco. Te quiero porque eres franca. Te quiero porque en tu mirada encuentro más que calma. Te quiero por ser chica perversa, eres perfecta,  me encanta la forma como besas. Te quiero porque eres creativa, compleja e interesante, fascinante como una lírica de Dante. Te quiero porque estas llena de espíritu, porque eres desertora y salvaje. La niña del vestido morado, de la cual yo me he enamorado. Te quiero porque eres distraída, y a pesar de eso, jamás olvidas volver a la vida. Te quiero porque te expresas en teoría y solfeo. Te quiero por tu forma de besar y tocar, tan precisa, tan adictiva. Te quiero por lo distinta que eres. Te Quiero porque eres Libre, porque ahora vuelas y nada te lo impide. Te quiero por tanta hermosura. Te quiero porque me has reservado un pequeño rincón en tus alturas, en el cielo de tu cuerpo, el hermético paraíso de tu recuerdo. Te quiero guapa. Te quiero porque ningún detalle se te escapa. Te quiero Artista. Te quiero bailando en tablas. Te quiero volando en telas. Te quiero porque me das más de una razón para escribirte desde mi coraza, desde mi corazón. Te quiero porque vuelves mi realidad un ameno sueño. Te quiero porque me haces creer que soy tu único dueño. Te quiero por las mariposas en el estómago, y en las cartas también. Te quiero por tu cariño dulce miel. Te quiero por tus palabras que me erizan la piel. Te quiero por encima de ciertas cosas, te adoro porque eres una mujer preciosa. Te quiero por tu mirífica esencia que me salva de una y mil condenas. Te quiero porque tu bella presencia me dice, que todo esto vale la pena. Me gustas. Mi querer, si es más o si es menos no lo sé, sólo sé que te quiero de una forma distinta. Y aunque no lleguemos a nada, seguiremos siendo poesía de vez en cuando. Y aunque no lleguemos a nada, seguiré escribiendo prosa inconscientemente, porque estaré pensando en usted constantemente. Serás mi cómplice a tiempo completo, y entre ficciones dejaré mi marca de dicción, para que sepas que mi atracción por usted es una cuestión de convicción. Te escribo porque quiero pretextos para mantenerme en tu recuerdo. Te escribo porque eres prioridad en la más amplia acepción de la palabra. Te escribo porque me gusta que me leas y te muerdas los labios, disfruto que mis ideas descansen en tu boca, y se revuelquen con locura con tu lengua. Te escribo porque quiero desatar tu sonrisa a larga distancia. No pido más. Te escribo porque tu nombre rima y se conserva en estas páginas todavía. Te escribo para que me invoques un día. Te escribo para que sepas que te has convertido en mi sobredosis diaria… de éxtasis y poesía.

Alexander Urrieta

“Ahora yo no sé si vas a poder leer esta carta, pero igual siento como una necesidad de decirte que yo contigo he sido más feliz de lo que en los libros dice que se puede”.

La canción de Nosotros

La última por ahora

IMG-20131223-WA0001

Una pereza que se expresa

Maniobras de fuga

Notas para seducir

La noche del loco

Anuncios

Publicado por

@ElPerezosito

Otro inconforme caraqueño que se rebusca en las redes sociales para destacarse sobre el resto de los animales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s