Ensayo sobre el capitalismo

El capitalismo como sistema mundial ha fracasado. El hombre en su prometeico intento de dominación ha ido paulatinamente consumiendo su propia vida y auspiciando el deterioro de la tierra. Es un sistema que a lo largo de la historia ha ido alejando al hombre de su naturaleza, de su esencia espiritual y de su calidad como ser humano. Explotación del hombre por el hombre, con la finalidad de satisfacer los intereses de una minoría que se llena cada día más los bolsillos, sin importar los evidentes daños colaterales que azotan a los no tan afortunados. El hombre en su metamorfosis pasa a ser un engranaje, una simple y pobre pieza desechable en esta enorme máquina colosal que no se detiene por nada ni por nadie. La Civilización Occidental.

La sumisión irracional al dinero, y esa búsqueda egoísta de vida hedonista, encaminan a la humanidad hacia ese inminente destino de destrucción. Estamos tocando fondo en lo que respecta la explotación tanto de recursos como de personas. En nuestra sociedad, las necesidades del hombre se traducen en demandas, comprar y vender, es decir, que el sujeto-necesidad pasa a transformarse en sujeto-cliente. El capitalismo, no amplia ni crea medios de vida, sino que lo convierte todo en clientela y mercancía, y de esta forma, logra así preservar su propia existencia.

En teoría, es un sistema que se avala por la doctrina del liberalismo económico (donde el Estado no debe intervenir en las relaciones económicas que se den entre individuos o naciones), que aboga por la desaparición de todo tipo de trabas a la iniciativa individual. Pero irónicamente, en la práctica, se ha demostrado que el capitalismo sólo puede triunfar si viola sus propios principios teóricos. No sólo actúa de manera económica, sino que también se establece en el área de la política. Respaldado por gobiernos y leyes asegura y aumenta su radio de dominación.

El capitalismo es una especie de monstruo amable, que se adhiere cómodamente a nuestro entorno. Más que un sistema, es un estilo de vida impuesto en nuestra sociedad, que nos mantiene sumergidos en una especie de régimen nocivo, controlado y mecanizado. Una dominación múltiple que abarca el ámbito económico, político, social, cultural, religioso y militar. Se sustenta por medio de acumulación incesante de capital, manipulación de las masas, destrucción del ambiente, enriquecimiento de pocos, a cuesta del empobrecimiento de muchos.

Esta explotación lleva al colapso energético, financiero y social. El capitalismo ha ido adquiriendo una característica nueva a lo largo de la historia: además de acumular beneficios (por medio de la explotación de los trabajadores), como lo ha hecho tradicionalmente, ahora lo hace captando y oprimiendo a su propia clientela mundial. Los ciudadanos se convierten en usuarios y consumidores, y quedan a la merced del vendedor que podrá disponer de la voluntad de ellos como mejor le plazca. El trabajador –transformado en cliente– vive atrapado en una servidumbre invisible.

Este sistema dentro de su manifestación política y cultural, presenta un rostro agradable y atractivo, dando la impresión de ser la única alternativa que encaja perfectamente con los rasgos de la modernidad de masas. Se presenta como algo “fancy”, de moda, que va de la mano con el progreso. Una manipulación mediática, que falsifica la realidad social sustituyéndola por otra realidad virtual que favorece los intereses de un mercado o gobierno vigente. Mantiene a la sociedad sumergida en un espejismo masivo. Atonta y enerva al hombre, y lo mantiene dopado entre la realidad y la ficción, volviéndolo un ser autómata e irracional, susceptible y vulnerable ante cualquier nueva tendencia banal, auspiciada por los mercados reinantes y gobiernos de turno.

Nuestra sociedad se encuentra atrapada en una fuerte disyuntiva: el mantener el sistema capitalista que llevamos empleando bastante tiempo, o desarrollar y establecer uno nuevo, que vele por la conservación del planeta, y a su vez, la del ser humano. ¿Es posible retomar un equilibrio natural?, ¿cómo encaminarnos a nuevas alternativas?, ¿cuánto tiempo se podrá sustentar una sociedad en crecimiento infinito  con recursos finitos? Temo, que al paso que vamos, acelerado, déspota, insano y despreocupado, olvidemos que tenemos que detenernos, así sea por un instante a descansar, y analizar con detenimiento todas las interrogantes que sacuden nuestro presente y nos impiden dar un pronóstico apacible sobre el mañana. Pero temo más aun, que el detenerse sea una idea ya desfasada, y que nos encontremos a bordo de un viaje sin retorno alguno.

Alexander Urrieta Solano

0046

A bailar, que la fiesta sigue

El brindis

Ser moderno

Máscaras

El cuerpo de la mujer

Anuncios

Publicado por

@ElPerezosito

Otro inconforme caraqueño que se rebusca en las redes sociales para destacarse sobre el resto de los animales.

6 comentarios sobre “Ensayo sobre el capitalismo”

  1. Muy buen ensayo sobre el capitalismo, cito tus palabras “Nuestra sociedad se encuentra atrapada en una fuerte disyuntiva: el mantener el sistema capitalista que llevamos empleando bastante tiempo, o desarrollar y establecer uno nuevo, que vele por la conservación del planeta, y a su vez, la del ser humano”.
    Me encantó.

  2. Me encantó, simplemente magnífico. Estoy haciendo un ensayo sobre la manipulación de los medios de comunicación masivos para un trabajo de la escuela, y varias de tus frases son exactamente lo que necesito citar para explicar mejor mis ideas, muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s