Notas para seducir

 

(Limpio que se fue a borrador)

 

Debo admitir que conocerla ha sido una experiencia inusitada, que con el tiempo me ha motivado a prestarle más atención. Tener ojos para el mundo, pero por encima de todo, tener una mirada más detallada con usted. Tener deseos de entenderte, ha sido la mejor manera de aprender a quererte. Palabras osadas para expresar una admiración particular. Un cariño. Otra forma de decir Me gustas, Me atraes. Palabras que nacen por impulso, y que no se pueden decir en oraciones tan simples. Cada quien tiene su forma de decirlo, ésta, supongo yo, es mi forma de hacerlo. Sin anestesias pero siempre cuidadoso. Algo extenso pero sin duda breve. Bastante directo para resaltar la curiosa franqueza que nace de mí, pero que es inspirada por ti.

 

(De una orfandad, se pasa a tenerlo todo)

 

Sabes algo, me gusta ese asunto llamado Nosotros. Tan mezquino y tan exclusivo. Tan misterioso y provocativo. Parece todo y aparenta nada. Es conmigo y frecuenta a veces contigo. Es absurdo y carente de sentido. Es hermoso y significa tanto para mí. Que frecuentes en mis pensamientos es algo que me basta y me sobra para hacer estudios completos de tu cuerpo. Observo y aprendo, y me doy cuenta de que no estas disponible para cualquier hombre simple y cuerdo.

 

(Tomo unas notas sin que te des cuenta)

 

I

 

Usted con destreza va trepando hacia los cielos, buscando la felicidad que no encuentra en esta tierra, mientras yo, en mi complejo de Ícaro intento volar improvisando un par de alas armadas con burdas palabras. Te intento alcanzar, y cuando casi lo logro, me vengo en picada.

 

II

 

Usted estudia la vida con pasión y tonos verdes. Yo vivo encaramado en ramas mientras me embriago con bebidas grisáceas. Cuando estoy de día, usted anda de noche. Nuestra unión es un caos que se pierde en un eclipse inevitable, que se pierde en el deseo, que se pierde en la disyuntiva de querer robarte un beso, o dejar que en una mirada me arrebates el alma.

 

III

 

Usted se expresa con fluidez en sinfonía y solfeo, yo hago un intento por hablar en prosa y verso. Yo soy el viajero errante y usted es la artista indomable. Yo soy veneno agradable, pero usted es la panacea de esta espera tan agradable.

 

IV

Una como el resto, no le sirve a este desertor de realidades. Él desea a la que no se calla, la que nunca falla. Aquella que detrás se sus ropajes, esconde con astucia su espíritu salvaje. La que discretamente con miradas empalaga el alma y endulza hasta matarte. La que navega por los aires con cuerdas coloridas, y anda en búsqueda de promesas ya cumplidas. La que danza con la vida, y engaña con astucia las propuestas de la muerte. Es usted, niña de tela, la que yo quiero.

Alexander Urrieta

 

Una posdata que me gusta:

IMG_20131010_211218

Anuncios

Publicado por

@ElPerezosito

Otro inconforme caraqueño que se rebusca en las redes sociales para destacarse sobre el resto de los animales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s